04 mayo 2010

El Plan Levasseur



No todos los dominicanos creían posible la proclamación de la independencia nacional. Todavía se sentía el mal sabor de boca que dejo la independencia efímera de Núñez de Cáceres varias décadas atrás. Un sector de la población veía imposible que nuestro país pudiera resistir una guerra con Haití sin la protección de una gran potencia extranjera.

Los representantes de la parte española en la Asamblea Constituyente de Puerto Príncipe, encabezados por Buenaventura Báez, propusieron al cónsul francés Monsieur Levasseur, el 15 de Diciembre de 1843 un plan en virtud del cual se establecería una república independiente en la parte oriental de la isla, con la obligación para Francia, de suministrar protección, dinero y armas. Los franceses obtendrían a cambio la bahía de Samaná, y el derecho de nombrar un gobernador general en dicha república cada diez años.

Entre los promotores de esta iniciativa afrancesada estaban Buenaventura Báez, José Joaquín Del Monte y quien seria el “primer presidente de la república”, Tomás Bobadilla y Briones.

Ya luego de proclamada la independencia nacional, el 8 de Marzo del año 1844, la Junta Central Gubernativa (dirigida por Tomás Bobadilla), expide una resolución, en la cual aceptaba el Plan Levasseur (quitándole a Francia el derecho de nombrar un gobernador general), para obtener ayuda en la guerra que se iniciaba contra Haití.

No obstante los trinitarios no dejaron pasar la resolución, logrando disolver la Junta Central Gubernativa con un golpe de Estado el 9 de Junio de 1844, salvando así la soberanía dominicana.